Movida

Se dice que si puedes recordarlo, es que no lo viviste.

Tanto si viviste esta explosiva contracultura como si no, tal vez te interese este intento de resumen de la cada vez más legendaria “Movida Madrileña".

Antecedentes
Madrid, 19 de Noviembre de 1975. El dictador Francisco Franco muere y, con él, 36 años de represión y censura. La transición democrática empieza. El rey Juan Carlos I ayuda a facilitar una transición suave al nombrar rápidamente a Adolfo Suárez como primer ministro
1977: España vota democráticamente por primera vez en 40 años.
1978: Firma de una nueva constitución, en vigor hasta hoy.
1979: Enrique Tierno Galván, elegido alcalde de Madrid.
1981: General Tejero, franquista, asalta el parlamento nacional. El golpe de estado es un completo fracaso.
1982: España elige masivamente al PSOE, liderado por Felipe González. El país tiene el primer gobierno izquierdista desde la Segunda República de 1930.

La chispa
La recobrada libertad de expresión provocó un deseo en los madrileños de decir y hacer… cualquier cosa. Llamémoslo como queramos - hedonista, extravagante, libertino, subversivo, perverso – el sentimiento mayoritario fue que los tabús no existían y que mientras más y más alocadas las fiestas, mejor. Así, La Movida engendró nuevas maneras de beber, drogarse, moverse, vestirse, travestirse, crear, amar y vivir.

El escenario
Almodovar¿Qué mejor escenario para toda una revolución cultural que la plaza más revolucionario de Madrid? Los protagonistas de La Movida campaban por la zona de la Plaza Dos de Mayo de Malasaña, donde los madrileños se rebelaron contra el gobierno napoleónico en 1808. Justo al lado de la plaza, en la calle la Palma 14, dos artistas - Juan Carrero y Enrique Nayam – convirtieron su apartamento en el estudio de arte Costus, punto de encuentro de los protagonistas de La Movida. Entre ellos, destacaban Alaska, Miguel Ordóñez, Fabio McNamara, Carlos Berlanga, Pedro Almodóvar y Blanca Sánchez. Fuera de Costus, este variopinto colectivo frecuentaba bares como los legendarios El Penta (c/ Palma 4), La Vía Láctea (c/ Velarde 8) y El Sol (c/ Jardines 3).

las influencias
Boy George, David Bowie, Lou Reed, Brit Punk Rock, New Wave, Glam, Rocky Horry Picture Show...

El alcalde
No es demasiado habitual que sea un político quien apoye más abierta y ávidamente un movimiento contracultural. Tampoco aquí Enrique Tierno Galván fue un alcalde convencional. Expulsado del sistema universitario español en los 60 por liderar una protesta estudiantil contra la dictadura, Tierno Galván regresó curtido y bien preparado de su puesto en Princeton para entrar de lleno en la transición. El "Viejo Profesor," como se le conocía, creía que La Movida era extremadamente saludable para la sociedad posfranquista. Aún más, él y el presidente socialista Felipe González reconocieron la importancia de vender una nueva y moderna imagen de España por el mundo. El país tenía mucho tiempo perdido a recuperar tras cuatro décadas de aislamiento y dictadura: la Movida era al mismo tiempo una señal de este progreso y una campaña publicitaria para probar que el cambio a mejor ya había empezado.

La reina
AlaskaFuera de España, Pedro Almodóvar es el veterano de la Movida más conocido. Pero pregunta a cualquiera aquí quien fue el motor y te contestarán sin duda alguna: Alaska. Incivilmente adorada por ser la cantante de bandas punk/pop/new wave como Kaka de Luxe (1978), Alaska y los Pegamoides (1979) y Alaska y Dinarama (1983), dio un cambio radical a su carrera tras participar en "La Bola de Cristal", un programa de televisión infantil. La Bola de Cristal empezó a tratar a los niños como adultos, formando un concepto vanguardista de su estilo, con "electroduendes" (marionetas freakies con poderes electrónicos), "la pandilla basura" y actuaciones musicales de bandas de rock contemporáneas. Alaska era la “Bruja Avería," un postmoderna bruja rockera y modelo de rol alternativo para los niños españoles de los 80.

La música
Si quieres conocer los gustos de la época, escucha grupos como Mecano, Alaska y los Pegamoides, Radio Futura, Nacha Pop, Tino Casal, Siniestro Total, Loquillo y los Intocables, Alaska y Dinarama, Los Secretos, Los Elegantes y La Modé, por nombrar algunos.

Las películas
Fernando TruebaPelículas como "Arrebato" (1979) de Iván Zulueta, "Colegas" (1982) de Eloy de la Iglesia y "Ópera Prima" (1980) de Fernando Trueba prueban que en la Movida hubo mucho cine más allá de Pedro Almodóvar. De cualquier manera, no podemos ignorar su estatus mítico como figura de La Movida. Olvida sus películas de Oscar como "Todo sorbe mi madre" (1999) y "Hable con ella" (2002) --: escarba en lo más crudo de los 80 para entender verdaderamente la estética de la Movida, con "Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón" (1980), "¿Qué he hecho yo para merecer esto?" (1984) y “Mujeres al borde de un ataque de nervios" (1988).